Corradi
Más información

Cómo decorar un jardín de invierno: ideas y consejos para verandas de vidrio modernas

Cómo decorar un jardín de invierno: ideas y consejos para verandas de vidrio modernas

Contar con espacio exterior para vivir incluso durante los meses más fríos del año representa un sueños que se puede cumplir realizando verandas de vidrio en el propio jardín o terraza. ¿Quién no ha deseado alguna vez estar rodeado completamente por un sugestivo escenario natural, quizás durante una bonita nevada, pero al resguardo dentro de un área protegida?
Esta es la inspiración del jardín de invierno: concebido como un auténtico invernadero, cuya arquitectura prevé generalmente un techo de vidrio, actualmente se presta para diferentes usos y no ya no exige dicha estructura, que, sobre todo en contextos domésticos, ha dado lugar a soluciones modernas, como las pérgolas bioclimáticas, completadas con cierres de ventanales correderos. De este modo, es posible obtener un lugar donde los ambientes domésticos y la naturaleza circundante se encuentran y se funden.

Ya sea que lo destines a comedor, salón o simple solárium, el jardín de invierno se puede realizar con diferentes materiales, decorándolo según las exigencias y gustos personales; veamos cómo decorar un jardín de invierno.

Verandas de vidrio: la elección ideal para tu jardín de invierno

Si por un lado las verandas de vidrio y madera representan una solución que da a la habitación un maravilloso estilo clásico y natural, por otro lado, las verandas de vidrio y aluminio, constituyen la opción perfecta si se desea garantizar estabilidad y resistencia de la estructura, ya que brindan al jardín cubierto un look moderno y personalizado debido también a la amplia gama de colores disponibles.

Como alternativa al techo de vidrio original, existen diferentes coberturas para exterior que se pueden elegir para tu jardín de invierno de estilo contemporáneo, como las pérgolas bioclimáticas de aluminio o los modelos Pergotenda® de madera o aluminio, equipados con grandes ventanales correderos con vistas escenográficas al exterior.

Pérgolas bioclimáticas y los modelos Pergotenda®, ofrecen la ventaja de poder modular la intensidad de la luz y regular la entrada de aire siguiendo los estilos de vida y las funciones de estos espacios. Una ventaja real de este espacio exterior, típico también de los clásicos invernaderos, es el escorzo extraordinario sobre el mundo exterior que permite la transparencia de los cierres de vidrio. De hecho, los ventanales correderos completamente de vidrio, como The Glasses, además de permitir que la mirada se desplace libremente por el panorama circundante, dejan que la luz natural entre y el calor se almacene dentro del ambiente.

Una vez realizada la veranda, solo quedará completar el jardín de invierno, decidiendo el uso al que se destinará. 

Ideas y soluciones para un espléndido jardín de invierno

El jardín de invierno en su acepción moderna, de la misma manera que las verandas para balcones, representa una solución de vivienda sumamente funcional que permite transformar un espacio exterior en un área para vivir durante todo el año. Gracias a su estructura original, exterior pero adyacente a la vivienda o al local, se puede utilizar según las propias exigencias específicas. Cabe recordar que, debido a que se trata de un punto de unión entre el espacio interior y exterior, el ambiente y la decoración deberán estar en máxima armonía con el estilo general.

El jardín de invierno: una solución versátil

Si el espacio a disposición es amplio, lo ideal sería transformar la veranda en una sala de estar o en un salón acogedor; de hecho, las formas generalmente regulares de estas verandas de vidrio permiten una fácil distribución de sillones, sofás y alfombras. Por el contrario, si se dispone de un área limitada, se recomienda elegir pocos muebles no excesivamente voluminosos, para dar más amplitud a la habitación y jugar con los efectos ópticos, aumentando los espacios.

Si la veranda se encuentra en proximidad de la cocina, una alternativa ideal de continuidad es destinar el jardín de invierno a salón comedor; además de poder disfrutar de una vista agradable durante las comidas, permitirá comer o cenar al aire libre durante el verano, simplemente abriendo los ventanales correderos o el techo.

En cambio, las soluciones más informales están representadas por la creación de una zona de estudio, una sala de lectura o, simplemente, una habitación destinada a la diversión o a los juegos de los más pequeños. La iluminación natural que proviene del exterior permitirá el desarrollo, durante las horas diurnas, de cualquier actividad, mientras que por la noche se podrá optar por una de las muchas alternativas de iluminación de exterior, para dar espacio a tu tiempo, sin límites.

Por último, el jardín de invierno también podrá desempeñar su función original de invernadero donde encontrar resguardo y dedicarse al cuidado de las flores y plantas idóneas para vivir en ambientes cerrados y sensibles a las temperaturas rigurosas.

Complementos de decoración para verandas de vidrio de ensueño

Para que tu jardín de invierno resulte un maravilloso escenario de la casa, se requieren unos pocos detalles y la elección de los complementos adecuados decoración. Por ejemplo, se podría optar por colores neutros y pastel para obtener ambientes discretos o, como alternativa, elegir colores que combinen perfectamente con los colores de los espacios interiores de la vivienda.

Elegir una decoración minimalista, con alguna pieza de diseño cuidadosamente seleccionada, permitirá valorizar al máximo tu jardín de invierno, sin afectar a la vista exterior, auténtica protagonista de estas verandas de vidrio. Además, si se desea realmente dar vida un ambiente armónico entre espacio interior y exterior, ¿por qué no elegir el mismo tipo de plantas y flores ya sea dentro como fuera de la casa? La elección de materiales naturales y versátiles como la madera, permite crear un ambiente agradable y relajante, de estilo clásico pero, al mismo tiempo, de fuerte impacto visual. ¿Algunos ejemplos? Una gran mesa de madera blanqueada con sillas en combinación, un sofá creado con palés y cubierto por suaves cojines de colores firmes o grandes macetas donde colocar plantas de tallo largo, crearán un estilo capaz de fundirse con el ambiente natural circundante.

En cambio, si se desea dar un toque más refinado y romántico, el consejo es seleccionar algunas piezas de hierro forjado, combinadas con tejidos de tonalidades pastel.

Una última idea encantadora: para realizar un pequeño rincón verde en el jardín de invierno, se puede optar por las plantas trepadoras como la hiedra, la dipladenia, una espléndida planta de flores rosas, amarillas o rojas, o la buganvillea buttiana, variedad que se adapta también para ser cultivada en apartamentos.

Cualquier sea el uso que se quiera dar a las verandas de vidrio, lo importante es dejarse llevar por la fantasía y por el gusto personal, tratando siempre de mantener un sentido de continuidad con el resto de la vivienda.

Ya te hemos dado algunas ideas sobre cómo decorar un jardín de invierno, ahora ¿por qué no echas un vistazo a las numerosas propuestas Corradi? Con Ermetika® Cristal, por ejemplo, podrás obtener la elegancia y la transparencia del vidrio, además de la resistencia de un tejido de PVC. Un éxito asegurado.