Corradi
Más información

Estilo provenzal: ¡cuando el espacio exterior es chic!

Estilo provenzal: ¡cuando el espacio exterior es chic!

Los orígenes antiguos, el amor por la tierra y sus frutos, el tiempo que transcurre lentamente, el perfume embriagador de las flores, los colores que evocan los cuadros de Cézanne, Van Gogh y Monet, la búsqueda de una naturaleza romántica y armoniosa: estamos hablando de la larga tradición de los jardines en Provenza, en el sur de Francia. Tradición que se ha extendido más allá del simple elemento decorativo, transformándose en un auténtico modo de pensar y vivir el espacio externo cada día, en busca de la esencialidad y la espontaneidad. 

Quien ama la lentitud y cree en la simplicidad como motor para despertar grandes emociones, no podrá evitar dejarse inspirar por la influencia francesa. No es necesario vivir en Francia para recrear el mismo efecto, bastan unos simples detalles: estos son algunos consejos sobre cómo decorar una veranda con estilo provenzal y transmitir una nota de lavanda también a nuestro espacio exterior. 

El estilo provenzal: una tendencia refinada

Niza, Canes, Grasse, Antibes, Cagnes-sur-mer: todas estas ciudades se encuentran en la pintoresca zona meridional de Francia, entre el Ródano y los Alpes. Recorriendo sus calles encontrarás muchas características comunes, como los numerosos parques, las persianas pintadas en las ventanas y los campos repletos de flores.

El estilo provenzal es fresco y floral, distinguido por la simplicidad de las formas y de los materiales, pero sin renunciar al refinamiento y al clasicismo, por último los colores deben recordar la belleza de ese paisaje tan amado por los pintores impresionistas. 

¿Cómo recrearlo en tu espacio exterior? En primer lugar, prestar atención: simple no significa escueto. Un jardín provenzal requiere una atención al detalle y una selección precisa de las tonalidades, de los materiales y de los complementos de decoración. No todo vale, ¿tienes curiosidad por descubrir los secretos de este estilo?

Decorar la veranda con estilo provenzal: espacio al romanticismo

En las casas de mar o en los chalets en la campiña de Provenza, las pérgolas y las verandas cumplen una función importante en la creación de un ambiente equilibrado y armónico, donde entrar en contacto con la naturaleza más auténtica en cualquier estación del año. Por tanto, tampoco en tu espacio exterior de estilo provenzal, podrá faltar una zona resguardada e íntima, donde poder leer un libro o simplemente disfrutar momentos de tranquilidad rodeado del perfume de las flores. 

La madera es uno de los protagonistas indiscutibles de este estilo, por tanto, se debe elegir como material privilegiado, por ejemplo optando por una solución como Pergotenda® 45, romántica y absolutamente perfecta: la madera dará calidez y acogida a tu espacio exterior, con un toque elegante, y gracias a los ventanales correderos podrás crear un ambiente protegido de los agentes atmosféricos, pero dejando, siempre, las vistas completas. ¿Quieres añadir un toque adicional? Un pérgola recubierta de jazmines, glicinas o hiedras: las plantas trepadoras, con sus cascadas de flores, darán al espacio exterior una atmósfera encantada y sugestiva de jardín francés.

Materiales y colores de estilo provenzal: elegancia y naturaleza

Con la contribución de las influencias mediterráneas, el estilo provenzal procura transmitir un sentido de sobriedad y de respeto por la naturaleza circundante, por tanto, se recomienda mantener un color natural también para elaborar el suelo de exterior. Entre los otros materiales, se destacan la terracota y el hierro forjado, preferentemente sin pintar (o bien, lacado de blanco), con los que se pueden realizar sillas con el complemento de cojines de colores, mesas pequeñas o faroles para decorar tu veranda y acentuar el aspecto de espacio vivido y romántico. 

En cambio, los colores son los preferidos por los pintores impresionistas, claros y oscuros, pero “naturales”. Una base oscura, como la de una vegetación perenne, en la cual aplicar colores más vivos será el marco perfecto. Desde el color glicina hasta el lila de la lavanda, del blanco al ocre, y también el amarillo, verde brillante de la vegetación, azul polvo y los tonos del violeta: cualquiera sea la elección cromática, la palabra clave es armonía. La misma que se refleja también en los objetos, que deben tener líneas clásicas, ser resistentes, pero al mismo tiempo esenciales.

Atención al detalle: flores, macetas y faroles

La esencia del estilo provenzal es cautivar y sorprender continuamente, emocionando a quien lo elige. ¿Cómo? Gracias a una simplicidad no tan evidente que, en realidad, está repleta de pequeños detalles precisos e impecables. Para que tu veranda sea realmente única, no podrán faltar flores ni las plantas aromáticas: en particular, iris, rosas, romero y, obviamente, lavanda, fresca o seca en una maceta de terracota o cerámica, símbolo de la Provenza que alberga campos perfumados e infinitos. Además de las plantas, luz verde a los accesorios como cojines de colores para sillas y sofás, vitrinas y despensas de estilo agreste y patinado, útiles para guardar las herramientas de jardinería o los utensilios de cocina… por ello, en tu veranda no podrá faltar una mesa para vestir con manteles de tejido natural, como el algodón rústico bordado de manera delicada con estampados florales y de colores pastel, y un servicio de porcelana para tus comidas chic al aire libre.

Siguiendo estos consejo, lograrás decorar tu espacio exterior con estilo provenzal de manera impecable, creando un ambiente digno del célebre cuadro “The Garden at Arles” de Van Gogh. Si en lugar de la romántica elegancia del estilo provenzal prefieres el toque más wild, como el de los paisajes pintados por John Constable ¿por qué no optar por un jardín inglés? Cualquiera sea tu elección, déjate sorprender.