Corradi
Más información

Mosquiteros y cierres: cómo proteger el espacio exterior

Mosquiteros y cierres: cómo proteger el espacio exterior

Aunque este año el buen tiempo se hace esperar, las temperaturas comienzan a ser más templadas y comenzamos a soñar con el verano y las agradables noches al aire libre, a disfrutar de la brisa ligera del viento después de una jornada sofocante y a planificar cenas en el jardín con los amigos y la familia. Son momentos ansiosamente esperados que quisiéramos vivir en pleno relax. Sin embargo, el buen tiempo y la naturaleza reservan también alguna pequeña y a veces fastidiosa sorpresa, en primer lugar, la presencia de mosquitos: al caer el sol, estos insectos no tardan en aparecer y a menudo, los repelentes y las soluciones naturales como las velas y la hierba limón no son suficientes para alejarlos. Además, existe el riesgo de que estas soluciones ensucien el suelo y los peldaños externos con la primera ráfaga de viento.

Para estos casos, son útiles los mosquiteros para exterior, disponibles en numerosas variedades, se adaptan fácilmente a balcones, verandas y pérgolas.

Descubramos cuáles son los tipos principales de mosquiteros de jardín y cómo proteger al máximo nuestro espacio exterior… y nuestra piel.

Mosquitero de jardín: una solución para cada espacio exterior

Existen muchísimas soluciones diferentes cuando se trata de mosquiteros de exterior y esto nos permite elegir el que mejor se adapta a nuestra cobertura y al estilo de nuestro espacio exterior.

Generalmente, los mosquiteros se dividen en dos macrogrupos: fijos y móviles. A continuación, los modelos que se comercializan y sus diferentes características.

Mosquiteros fijos

Estos tipos de mosquiteros se aplican de modo estable a puertas, ventanas y estructuras exteriores, se integran en los cerramientos o en las guías, manteniendo la posibilidad de abrirlos o cerrarlos. Los modelos más comunes de mosquiteros fijos son:

  • De batiente: los mosquiteros de batiente generalmente se utilizan para puertas y ventanas de paso frecuente entre la casa y el espacio exterior; se pueden personalizar perfectamente y pueden ser de una o por hojas. Además, están disponibles con diferentes tipos de cierre: enganche mecánico, cierre de imán o muelle de retorno.
  • Correderos: estos modelos disponen de un sistema de desplazamiento lateral o vertical que permite la superposición de los paneles una vez que están abiertos, para ocupar el menor espacio posible; de este modo resultan adecuados tanto para verandas de grandes dimensiones, como para balcones de espacios reducidos.
  • De rodillo: utilizados principalmente para ventanas y puertas ventanas, los mosquiteros de rodillo están equipados con un cajón en la parte superior donde se enrolla la malla y con dos guías que le permiten desplazarse. Por último, un cordón aplicado en el mosquitero permite bajarlo manualmente y detenerlo en la base de la ventana mediante un sistema de encastre.

Mosquiteros móviles

Los mosquiteros móviles de exterior son los más prácticos y versátiles y generalmente se prefieren cuando se requiere su apertura frecuente. Los tipos de mosquiteros de jardín móviles son:

  • De toldo: son ideales para proteger una zona particular del espacio exterior, como un spa al aire libre, o para crear una atmósfera encantadora, de estilo ligeramente retro. Se pueden aplicar fácilmente a la pérgola con ganchos o velcro: una solución no permanente bastante rápida, que sin embargo, requiere una cierta precisión para evitar dejar márgenes descubiertos. 
  • De baldaquino: el tipo de baldaquino es un mosquitero para exterior que se convierte en un complemento decorativo para completar el espacio exterior y envolver, por ejemplo, una mecedora de época. Perfecto estilo shabby chic.

Cierres verticales: la protección discreta y elegante

Como hemos visto, existen muchos modelos de mosquiteros de jardín, para quien desea una solución de temporada. No hay duda de que la mejor manera para vivir el espacio exterior sin límites o molestias es utilizar cierres verticales, que protegen de la luz solar, como de los insectos o de las noches demasiado frías, sin renunciar al aire libre.

Esta solución tiene muchas ventajas, ya que perdura a la largo del tiempo y no interfiere con el estilo del espacio exterior, sino que se integra y lo valoriza transformándolo en un ambiente completo y funcional. Una solución eficaz, por ejemplo, es combinar las dos propuestas, utilizando ventanales correderos, a los que se puede añadir un mosquitero, o sustituir - solo en los meses estivales - el tejido de las pantallas de los cierres por el mosquitero para obtener un ambiente aún más cómodo.

En la amplia gama de productos Corradi, los cierres no son simples detalles, sino elementos importantes, que ofrecen diferentes grados de protección y permeabilidad al aire y a la luz, sin interrumpir la vista, sino reparando de forma eficaz el ambiente y su decoración.
¿Algunos ejemplos? La última creación de Corradi, el cierre Brio, versátil y de alto grado de tecnología, o Ermetika® Cristal XL, ambos disponibles en el tejido transparente de pvc Cristal. O también, Magiko, el cierre especial filtrante que permite proteger de forma eficaz el espacio exterior sin renunciar a la estética, gracias a las guías laterales de tamaño reducido.

Cualquiera sea tu exigencia de protección, echa un vistazo a las numerosas soluciones Corradi, empresa con 40 años de experiencia y una única misión: dar espacio a tu tiempo.
 ¿Ya has elegido qué cierre se adapta a tus exigencias?