Corradi
Más información

¿Cómo valorizar al máximo los jardines en pendiente?

¿Cómo valorizar al máximo los jardines en pendiente?

Proyectar un jardín en pendiente exige varias precauciones como el control de las aguas, una particular atención a la seguridad de los materiales y las decoraciones elegidas, así como de las plantas que se coloquen. Condiciones que, a primera vista, no incentivan la realización de un espacio verde. Pero donde existe un problema, a menudo se oculta también una oportunidad. 

Lo saben bien los arquitectos paisajistas y los diseñadores de jardines que, por el contrario, ven en los jardines en pendiente la posibilidad de realizar sistemas de gran impacto estético. 

Escalinatas, terrazas, sendas peatonales, pequeños senderos, falsos llanos: lo que en principio puede parecer una dificultad que crea limitaciones, puede revelarse la clave para dar al espacio exterior encanto y unicidad, si la tarea está a cargo de manos y mentes expertas. Cualquiera sea el contexto.

Jardines en pendiente: ¿respetar o controlar el desnivel?

En presencia de un jardín en pendiente, las opciones son principalmente dos: respetar o controlar el desnivel. 

En el primer caso, se colocarán parterres y plantas con raíces robustas que retengan el terreno en las zonas críticas, esencias rústicas cubresuelos (ceratostigma, vinca, genista, hiedra) que estabilizan las superficies y decoraciones que resisten a la fuerza de gravedad, como macetas, vasijas, jardineras y adornos. Para facilitar la subida y la bajada se podrá marcar un sendero o una escalinata informal - con gravilla, piedras, ladrillos - que exigirán un mantenimiento ordinario no complejo a lo largo del tiempo. 

En cambio, en el segundo caso, se intervendrá de manera más enérgica para modular las terrazas, mediante rellenos de tierra, empalizadas, albarradas, escalinatas y otras arquitecturas. 

En ambos casos no podrá faltar una zona plana destinada al relax y a la contemplación. Un asiento, una mesa, una pérgola elegante; se puede elegir de entre los modelos Corradi seductores y funcionales, que contribuirán a crear el refugio ideal para conversar, leer un buen libro o desayunar, envueltos por los sonidos de la naturaleza.

Esta zona deberá ser empedrada para evitar que el flujo del agua pluvial y los estaños dificulten su acceso.

¿Qué materiales elegir?

Los materiales naturales - piedra, canto, madera, ladrillo - son los más adecuados para una intervención funcional y estética al mismo tiempo porque se trata de elementos “pobres” pero sumamente duraderos, que no exigen un mantenimiento particular.

Para la construcción de los senderos, de la segmentación del terreno y de las escalinatas se pueden utilizar vigas de madera nueva o de recuperación de maderas más refinadas y lujosas, hasta las placas de piedra, mientras que para las paredes de contención la elección más adecuada es la roca natural. 

La albarrada es el lugar ideal para colocar en sus recovecos plantas espontáneas y resistentes que darán a la pared una textura envidiable a lo largo del tiempo, junto con la piedra utilizada. 

Madera y piedra - y las arquitecturas construidas de esta manera - resisten muy bien el paso del tiempo y las condiciones meteorológicas, penetrándose en la vegetación e integrándose con el paisaje. Además: al envejecer adquieren una pátina sugestiva que proporciona al jardín una agradable atmósfera vintage.

Último consejo, pero no menos importante: utilizar un material de drenaje en las superficies planas y en los peldaños de una escalinata evita la formación de estaños de agua, que en caso de heladas pueden ser peligrosos.

Las plantas y el césped: instrucciones para el uso

Cubresuelos, colgantes, trepadoras, decorativas y autóctonas: el primer mandamiento del buen jardinero es conocer y respetar el clima y el tipo de terreno donde se creará el jardín

Sin embargo, una regla general se aplica a todos los espacios en pendiente: en la cima de la pendiente, la tierra será generalmente más seca y sujeta a una mayor erosión, mientras que hacia abajo será más húmeda y rica. En este contexto, se puede optar también por un “césped inglés” (muy difícil de cortar en pendiente), pero se recomiendan las hierbas y las flores selváticas, que cubren de modo natural y con alturas no homogéneas, dando un encanto aún mayor al área verde 

En la base se recomienda plantar esencias exuberantes que absorben mucha agua, mientras que en la cima tendrán un hábitat adecuado las especies acostumbradas a los terrenos secos.

Los arbustos ornamentales perennes más resistentes y que prefieren los terrenos con drenaje - Cerastio, Viburno, Convolvulus, Pittosporum, Tradescantia x andersoniana, Parthenocissus tricuspidata, Othonnopsis cheirifolia - se usarán para consolidar el terreno y limitar el espacio de las pendientes, para dar al jardín colores y perfumes inesperados todo el año. 

Para quien no dispone de terreno con pendiente...

Las terrazas y las pendientes ligeras son tan fascinantes que, a menudo, se encuentran también en los jardines en terreno llano donde, por el contrario, uno de los deseos más difundidos es dar movimiento al llano con rellenos de tierra, para crear pequeños desniveles, canteros sobreelevados, recorridos, escalinatas y paredes. 

De este modo un espacio anónimo se podrá transformar en un espacio exterior con gran personalidad y con diseño innovador y cuidado en el mínimo detalle. 

Ahora es tu turno: si tienes un desnivel más o menos ligero alrededor de casa, ha terminado el tiempo de las excusas para no regalarse un jardín en pendiente. Tu jardín, único y a medida, bonito a la vista y para vivir, en cualquier ocasión.