Corradi
Más información

¿Gozar del sol sin riesgos? Así es como se hace.

¿Gozar del sol sin riesgos? Así es como se hace.

Después de una larga espera invernal, ha llegado el buen tiempo y crece el deseo de disfrutar al aire libre, aprovechando también en la ciudad los espacios exteriores, para placenteros momentos de relax: ya sea para aquellos que están solos, en compañía, con un buen libro o disfrutando del sol. Corradi diseña y produce soluciones para el outdoor living con el objetivo de donar espacio al tiempo. Un tiempo que deseamos sea de calidad, y que por tanto no podemos evitar ocuparnos de la exposición solar y de los riesgos que puede implicar “demasiado sol”, sobre todo en términos de salud de la piel así como también de fotoenvejecimiento del cutis.

Entonces, ¿cómo proteger la piel del sol, gozando plenamente de lo mejor del verano? Aquí brindamos algunos consejos.

¿Por qué los rayos UV hacen daño a la piel?

Una gran cantidad de estudios científicos han demostrado los efectos negativos de los rayos UV, que actúan directamente sobre las mitocondrias, encargadas de la respiración celular. Los posibles daños van desde la menor elasticidad cutánea hasta problemas más graves, como lo confirma la dermatología moderna.

En particular, los rayos UVA son capaces de llegar hasta la dermis profunda, provocando el fenómeno del fotoageing, mientras que los UVB pueden causar eritemas y quemaduras: además, ambos contribuyen a la aparición de tumores cutáneos.

Exposición solar: cuáles son los riesgos

Según afirman los dermatólogos, los principales riesgos de una exposición solar inadecuada para la piel son:

  • fotoenvejecimiento
  • quemaduras y dermatitis
  • alteraciones pigmentarias
  • melanoma.

El fotoageing o fotoenvejecimiento es el resultado con el paso del tiempo de las exposiciones a los rayos solares, e incluye la aparición de arrugas, discromías (alteraciones pigmentarias, es decir, manchas en las cuales cambia el color de la piel) y sequedad cutánea. Además, pueden aparecer eritemas y quemaduras (dermatitis y quemaduras) hasta incluso alteraciones celulares con daños al ADN y la aparición de tumores cutáneos, cuya incidencia se ha comprobado que se encuentra en aumento, en particular en la franja etaria de entre 45 y 50 años: los datos más recientes hablan de alrededor de 3.150 casos nuevos entre los hombres y 2.850 entre las mujeres en Italia, cada año (principalmente basaliomas, la forma más difundida, en particular entre las personas de tez clara, espinaliomas y melanomas, todos los cuales se pueden tratar de manera eficaz si se diagnostican tempranamente).

Este es el motivo por el cual prestar atención a una correcta exposición solar representa una acción fundamental de prevención, para proteger el rostro y el cuerpo, y limitar los daños del sol.

¿Cómo proteger la piel del sol?

La prevención en términos de exposición solar es importante debido a que permite mitigar los daños de los rayos UV y disfrutar de un bronceado saludable. ¿Cuáles son entonces las reglas fundamentales que se deben seguir recomendadas por los dermatólogos?

Para limitar los daños provocados por la fotoexposición sin perder sus beneficios, en particular la producción de vitamina D, que resulta útil para el sistema inmunitario y para la salud de los huesos, es necesario utilizar siempre cremas con filtros solares adecuados al fototipo: por lo tanto, protección alta para personas con pieles claras y protección media para las pieles más oscuras, recordando aplicar la crema solar varias veces durante el día, evitando la exposición en las horas centrales del día y protegiendo también con prendas de vestir adecuadas a niños, ancianos y mujeres embarazadas.

También una alimentación sana, basada en frutas y verduras, puede ayudar a proporcionar a nuestro organismo potentes antioxidantes, que también resultan útiles contra los efectos del calor, por ejemplo para los problemas de circulación.

Tejidos técnicos Corradi resistentes a la radiación solar

Corradi se compromete a limitar los daños de una exposición prolongada, a través del uso de tejidos técnicos, resistentes y suaves, pero también diseñados ad hoc para brindar protección contra la radiación y limitar los daños del sol: Soltis 86 y Soltis W96 utilizados para las lonas de los modelos Pergotenda® y para las pantallas verticales, por ejemplo, son tejidos filtrantes resistentes a la intemperie y a los rayos UV, que, por lo tanto, son capaces de brindar protección también contra el calor; las mismas aplicaciones son válidas también para Eclissi, tejido de sombra que, gracias a una doble capa negra en su interior, es capaz de bloquear totalmente el paso de la luz solar; mientras que el tejido especial Tempotest®Starlight® utilizado para los toldos vela Sun Sails, ha sido fabricado para resistir a la salinidad, el moho y la acción de los rayos UV.

De esta manera, las soluciones para el outdoor living Corradi se convierten en verdaderas coberturas de protección, que se pueden elegir a medida, en función de las necesidades, por ejemplo aprovechando las características de las pérgolas bioclimáticas: a través de persianas orientables especiales, permiten regular la entrada de aire, pero también de luz solar, para vivir el exterior con seguridad y confort, en plena armonía con la naturaleza.

Finalmente, no olvidemos que el bronceado no se obtiene solo estando tendidos sobre la tumbona, sino también andando en bicicleta, o practicando un deporte al aire libre, y por tanto las reglas de prevención para una buena exposición solar son válidas en cualquier ambiente exterior...para un verano al sol, sin riesgos. Para vivir el ambiente exterior sin límites.