Corradi
Insights

En busca del «tercer ambiente» con el arquitecto Andrea Boschetti

En busca del «tercer ambiente» con el arquitecto Andrea Boschetti

Un espacio exterior no ajeno a la casa, que aún permite percibir el interior, proyectando estilo, mood y atmósfera: hablamos del espacio exterior, el lugar en el que el salón se une con el elemento natural y lo engloba en el ambiente en el que se vive. Es aquí donde transcurrimos el tiempo de relax, solos o acompañados, y donde nos refugiamos también para entrar en contacto con la dimensión green. Pero ¿cómo se proyecta un espacio al aire libre? Y ¿cuáles son las características que hacen de un jardín o una terraza un lugar especial? Se lo hemos preguntado al arquitecto Andrea Boschetti, fundador del estudio milanés Metrogramma del que es, además, director artístico y científico. Con él nos hemos remontado a los orígenes de la relación entre arquitectura y espacio exterior, analizando el concepto de este espacio e intentando captar los matices que lo caracterizan y las evoluciones que ha sufrido a lo largo del tiempo.

Arquitectura y espacio exterior: el tercer ambiente y sus reglas

«La concepción del espacio exterior, explica el arquitecto Boschetti, ha cambiado sobre todo en relación con el clima y con un ambiente doméstico que tiende a ir más allá de sus confines tradicionales». Esta dimensión, según el arquitecto, se fortalece a nivel de identidad y adquiere una individualidad propia con respecto a la vida en general. Un concepto que Boschetti, interpretando a Gilles Clement, autor de «El tercer paisaje», define «tercer ambiente»: «En la actualidad, ha explicado, puede ser considerado un auténtico ambiente de la casa».

Precisamente en virtud de su fuerza de identidad el espacio exterior ofrece posibilidades de personalización que combinan el elemento natural con el diseño de interiores. Este aspecto es particularmente importante en la fase del proyecto cuando, destaca Boschetti, «el espacio exterior se transforma esencialmente en un elemento clave, parte integrante del programa de una vivienda». Por esto «el tercer ambiente» debe satisfacer tres características: ante todo, la calidad del lugar, lo que significa valorizar el espacio exterior que nos disponemos a proyectar. «El diseño de exteriores, continúa Boschetti, además debe considerar la salubridad del ambiente exterior, un aspecto que lleva al diseñador a la búsqueda de soluciones que se adapten a factores como por ejemplo, la calidad del aire. El tercer aspecto, por último, es la ergonomía: el espacio exterior debe ser el ambiente del relax, en este espacio la palabra clave es comodidad».

Armonía entre dentro y fuera: el secreto es la «ósmosis»

Entre los elementos más interesantes de la dimensión del espacio exterior existe la posibilidad de jugar con el contraste entre dentro y fuera creando atmósferas sugestivas y efectos variables en función del momento del día, o bien embelleciendo ventanales y ventanas con un auténtico jardín colgante. Este amplio abanico de soluciones se basa en la armonía del conjunto que, según el arquitecto Boschetti, se crea a través de confines osmóticos. “Los elementos más tradicionales son los ventanales, los cerramientos, pero podemos ir más allá e imaginar muchísimos filtros realizados gracias a los tejidos. En general, el concepto de filtro osmótico entre los dos ambientes puede resultar un nuevo protagonista del diseño de interiores - exteriores”.

Luz y clima: dos variables cruciales

En un espacio concebido a lo largo de un límite líquido, la luz es la que crea la verdadera magia dibujando cromatismos que se renuevan permanentemente. Sobre esto Boschetti no tiene dudas:

“En el campo del diseño de exteriores la luz es fundamental. El espacio exterior obviamente  en las horas diurnas es sumamente iluminado, cuando se pone el sol, es completamente oscuro: el equilibrio entre estas dos condiciones es importantísimo. En este ámbito, en particular, la investigación tecnológica se orienta cada vez más hacia este dispositivo que puede acumular emergía solar durante el día para luego liberarla por la noche”. 

Como la luz, también el lugar geográfico es una variable del proyecto en la que el diseñador debe concentrarse. Desde este punto de vista, el clima es el que establece las reglas. Como recalca Boschetti: «el lugar y la latitud orientan el estudio de los materiales, sobre todo en respuesta a la exigencia de hacer frente a cambios atmosféricos repentinos. Es el caso, por ejemplo, de los tejidos naturales de alta resistencia al agua».

La relación con la naturaleza y la universalidad de su mensaje

El tema del espacio exterior está íntimamente relacionado con la naturaleza y la manera en la que interactúa con los espacios y con el trabajo del diseñador, sobre todo en soluciones de gran impacto, como por ejemplo, los jardines colgantes. “El proyecto nunca debe pretender dominar la naturaleza, que es la protagonista indiscutida”, concluye Boschetti: un principio de armonía, por tanto, que mantiene el lugar y el elemento vegetal en equilibrio. 

Lo interesante del diseño de exteriores es precisamente esto: quien proyecta no está nunca solo, la naturaleza es quien guía siempre su mano. Por esto Corradi se propone como un alquimista del espacio exterior: la auténtica magia se encuentra en el resultado, y a nosotros solo nos queda descubrirlo.

Mantengámonos en contacto

REGÍSTRATE AL NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE CORRADI