Corradi
Magazine

Revalorizar las ciudades y los espacios públicos recalificando el espacio exterior.

Revalorizar las ciudades y los espacios públicos recalificando el espacio exterior.
Entre la modernidad y la historicidad, los espacios exteriores contemporáneos encuentran un nuevo uso en las terrazas de los edificios antiguos y dan nueva vida a las estructuras en desuso, generando espacios de intercambio y encanto arquitectónico.


Uno de los tantos puntos tratados en la entrevista a Giovanni La Varra durante la Milano Week Design el año pasado, puso en evidencia una temática que sigue vigente: “Recuperar las ciudades y los servicios después de la pandemia”.
La entrevista fue conducida por Giorgio Tartaro, quien junto con el arquitecto discutió algunos de los temas más actuales sobre el futuro del espacio exterior en la arquitectura urbana de la ciudad de Milán.
El estudio Barreca & La Varra ha contribuido a cambiar la fisonomía de la ciudad, siempre con una impronta socialmente sostenible, centrando su trabajo en la edificación social orientada a la creación de viviendas para recalificar las zonas periféricas de la ciudad, como espacios urbanos recuperados al servicio de la comunidad.
Un ejemplo de ello es Aria, el nuevo barrio de Milán proyectado por el estudio, dentro de los dos sugestivos pabellones norte del antiguo matadero, uno de los proyectos de vivienda social más importantes de Europa, dedicado al asentamiento de las jóvenes generaciones, de las familias, un verdadero servicio de vivienda para el barrio y la ciudad. La recuperación de los edificios históricos en este caso va mucho más allá de la recalificación de un lugar, y se enmarca en la creación de un espacio basado en el patrimonio y la economía circular, donde los estudiantes y residentes serán los hacedores de una ciudad sostenible basada en experiencias inclusivas e innovadoras de convivencia y usos temporales colaborativos.
Los lugares, la historia y la conformación de Aria son el resultado de la recalificación de los antiguos túneles, de los depósitos, los almacenes y las líneas de producción del antiguo matadero, que se convierten en un entorno único, abierto y fluido en continua transformación. A partir de esta reflexión, abordamos con el arquitecto La Varra el tema del gran cambio en la forma de pensar los proyectos y las nuevas soluciones sobre los usos de los edificios públicos, que hoy hacen especial hincapié en los espacios exteriores, los grandes protagonistas de la arquitectura contemporánea.
 
¿La tendencia de liberar el espacio de la planta baja en algunos edificios contemporáneos, incluso en las sedes de las empresas, ofrecidas en una pequeña parte a la comunidad, era ya una tendencia popular antes de esta era?


MaestroBio_HotelSpendide_Lugano-(10).jpg

No es exactamente una elección consciente, sino el resultado de un acto de resiliencia, un diseño que se ha adaptado a la contingencia, gracias al cual hemos aprendido a gestionar la invasión del espacio exterior de forma controlada. "El Salone del mobile nos ha enseñado a gestionar esto, ha invadido los patios, las plantas bajas y se ha visto que era posible gestionar la invasión. Además, muchos edificios de oficinas reciben a las personas desde el exterior, dándoles la bienvenida sin dejarlas entrar al centro del edificio. La planta baja se ha convertido en una especie de esponja, donde el exterior puede entrar y ser controlado"

_DSC9096.jpg
Entre los temas cruciales de nuestro razonamiento está también el proyecto del espacio verde, que de ser accesorio ha pasado a ser primordial en la creación de recorridos de sentido y situaciones de vivienda; hay un estudio muy preciso de lo esencial del comportamiento durante las estaciones: ¿ha llevado esto a una nueva concienciación en el proyecto del espacio exterior?

Según Giovanni La Varra, el espacio verde es un tema de conformación y dimensión dinámica: "el espacio verde tiene exigencias, tiene tiempos y medidas, es un verdadero habitante".
Además, hay una segunda cuestión, y es que hoy en día asistimos a una concienciación más generalizada del espacio verde y su efecto beneficioso en nuestras vidas, nos encontramos con una cultura generalizada, mucho más consciente de lo que es el espacio verde y de cómo puede integrarse en nuestras vidas en diferentes momentos del día "en este sentido esos patios que antes eran aparcamientos y recolectores de basura ahora también pueden convertirse en micropaisajes con recursos increíbles".


tovaglia-nera.jpg

En cuanto a la importancia del espacio verde en el proyecto arquitectónico de la recalificación de la ciudad, otro punto importante es el uso del espacio exterior de forma planificada y estudiada. Un ejemplo de ello es el Bosco Verticale, un proyecto en el que participó el estudio Barreca & La Varra y que en cierto modo dio protagonismo e importancia a las limitaciones de la fachada.

"El tema de las limitaciones de las fachadas es muy importante. Estamos recuperando edificios construidos para el mundial de fútbol de 1990, nunca utilizados, casi totalmente de uso social, dan al parque sur y el tema en el que hemos trabajado mucho es que todas las logias tienen un sistema de toldos que permiten que esa habitación extra pueda ser, a todos los efectos, una logia, o un balcón, que pueda abrirse o cerrarse al exterior dependiendo de las necesidades de la familia y del clima. Hay una cuestión de una arquitectura de elementos ligeros que antes se dejaba a cada habitante, que pueden contener la riqueza lingüística de la casa."
Existe una mayor concienciación del espacio exterior y de las líneas de decoración que hay que respetar en el proyecto.  Desde el punto de vista de los materiales, el arquitecto La Varra se centra en investigar el material desde dos perspectivas: "un material debe ser elegido y gestionado para preservar la naturalidad. Se analiza el futuro del material, pero también su pasado. Se trata de considerar el deterioro normal, de aprender a aceptar y gestionar esta naturalidad que estamos introduciendo en la arquitectura. “
 
¿Cómo se controla el detalle incluso en grandes superficies? La respuesta a esta pregunta podría resumirse en "Menos es más". Cuanto menos detalles intrincados se diseñen, mejor. "El secreto es reducir al mínimo los detalles y concentrar la creatividad en unos pocos puntos, y tratar de ser comunes en el buen sentido.
Otro punto fundamental es la comunicación con los actores que intervienen en el proyecto el edificio. El tema consiste en ponerse de acuerdo y saber con qué se puede negociar".
Proyecto, espacio verde, función social y colaboración: estos son, por tanto, los ingredientes de la receta del arquitecto La Varra para la recalificación y el proyecto de la nueva fisonomía de las ciudades modernas y contemporáneas, en las que el exterior juega un papel fundamental.

 

Mantengámonos en contacto

REGÍSTRATE AL NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE CORRADI