Corradi
Más información

Cómo elegir el mejor suelo para el jardín

Cómo elegir el mejor suelo para el jardín

El jardín es, en realidad, una casa fuera de los muros del hogar: un espacio único, para vivir plenamente y para disfrutar, siempre que sea posible, durante todas las estaciones. Por ello se presta para creaciones verdes de excelencia, con la libertad de optar por materiales diferentes: de la madera a la cerámica, del hierro forjado al mármol, entre tejidos y toldos, hasta el refinamiento del vidrio. Entre los elementos que no se deben ignorar al proyectar la decoración de exteriores, es el suelo. Su importancia es primordial, porque debe ser versátil, duradero, resistente al desgaste y a los agentes atmosféricos y, al mismo tiempo, debe integrarse con las necesidades estructurales y estéticas del espacio.

Veamos juntos cómo elegir el mejor suelo para el jardín, descubriendo los diferentes materiales y soluciones estilísticas.

Suelo para el espacio exterior: ¿cómo efectuar la elección correcta?

Para elegir el suelo para el exterior más adecuado, es necesario considerar diferentes aspectos funcionales, detallados a continuación. 

  • Uso previsto del suelo: por ejemplo, si la zona del jardín estará sujeta al paso frecuente de personas o transitarán vehículos o bicicletas, o hay fuentes de agua o calor próximas, puede ser necesario evaluar un tipo de suelo más sólido y resistente a los impactos, por ejemplo, la piedra, evitando la madera y otros materiales delicados.
  • Tipo de terreno subyacente: antes de instalar un suelo para exterior, se deberá efectuar un estudio para evaluar las condiciones del terreno subyacente. Se podrán requerir operaciones adicionales, para la introducción, por ejemplo, de estructuras aislantes para proteger del frío o como drenaje para evitar el estancamiento del agua pluvial.
  • Proyecto que integre el diseño del espacio exterior: el suelo del jardín tendrá un impacto significativo en el estilo del espacio verde, precisamente este aspecto exige una elección cuidadosa, que tenga en cuenta la visión estilística general.
  • Posibles vínculos arquitectónicos y paisajistas: si el jardín se encuentra en una comunidad de propietarios, o si está, por ejemplo en un casco antiguo, algunas intervenciones podrían estar sujetas a leyes en materia de tutela del paisaje que imponen, por ejemplo, el uso o la prohibición de determinados materiales o colores. Antes de intervenir indudablemente será útil analizar estos aspectos.

Suelo para jardín: los diferentes tipos

Veamos a continuación, algunas propuestas para suelos exteriores que puedan interpretar estilos y funcionalidades, con un diseño de excelencia estudiado para cada tipo de jardín.

Madera

Material natural por definición, la madera envuelve el espacio transmitiendo una sensación de calor y autenticidad. Existen diferentes tipos de suelos de madera para exterior, con lamas de diversas formas y matices que van desde los tonos claros a los colores más oscuros: este tipo de suelo requiere un mantenimiento constante que permite la duración de la madera a lo largo del tiempo sin reducir las prestaciones ni la luminosidad.

Asimismo, la elección de la madera resulta particularmente adecuada en las inmediaciones de una piscina externa, porque se seca fácilmente y drena el agua, incluso debajo de un sistema de cobertura de exterior - como Pergotenda® - porque el parqué se integra perfectamente con las opciones de diseños. 

Piedra y asfalto

Las losas de piedra o el suelo de asfalto son una opción resistente y funcional, especialmente si el jardín está sujeto al paso de numerosas personas cada día o transitan vehículos o bicicletas. La piedra se adapta perfectamente a la vegetación, evocando en el imaginario el jardín inglés, donde la naturaleza se funde con elementos rocosos y minerales.

Césped artificial

Nueva frontera ecochic, la cobertura para exterior de césped artificial tiene numerosas funcionalidades: el filamento es realizado con material textil revestido de un compuesto de látex y el resultado final es muy similar al césped natural. Una superficie de césped artificial es más homogénea que el césped natural porque no se forman terrones ni zonas calvas y no requiere mantenimiento particular ni riego, permitiendo, de esta manera, un considerable ahorro de agua. Además, el césped artificial, como el que suministra el colaborador de Corradi Roofingreen, permite un notable aislamiento térmico, y facilita el ahorro energético.

Cerámica

La cerámica es un material eterno, que narra el gusto y el estilo de siglos de historia: desde los suelos de mayólica del imaginario siciliano, pasando por los de cerámica de las casas señoriales y masías, hasta los colores de las baldosas para suelos de las mansiones con vistas al mar de la costera amalfitana, es un material versátil y multiforme que resiste de manera óptima a los agentes atmosféricos. Sigue siendo una de las opciones más apreciadas y refinadas para el suelo de jardín, tanto de grandes como de pequeñas dimensiones.

Superficies radiantes

Elegir potenciar el suelo exterior con una superficie radiante es ideal si se desea vivir el jardín también en los meses invernales, creando una galería con ventanales correderos, o si se desea destinar para un uso que requiera regular la temperatura del suelo, como por ejemplo un espacio fitness o yoga al aire libre. La tecnología de las superficies radiantes - entre las que se encuentran las desarrolladas por Italy Warm 100% made in Italy - es un sistema modular de calefacción eléctrica en el suelo para exteriores, que permite que el calor fluya siguiendo el movimiento natural de abajo hacia arriba, creando una placentera sensación de calidez que facilita la termorregulación.

Guijarros y piedras

Los guijarros, la grava multiforme y las piedras minerales de diferentes matices, son elementos que evocan el mundo de la naturaleza, perfectos para delimitar zonas específicas del jardín - por ejemplo un sendero - o simplemente como alternativa al terreno descubierto. El suelo de guijarros recuerda también las tendencias de decoración japonesas y zen, prestándose perfectamente a juegos de colores y contrastes, por ejemplo, entre cantos rodados blancos y negros, o piedras que recuerdan las vetas del cuarzo rosa o el mármol blanco. 

Estas son algunas inspiraciones para elegir el mejor suelo para el jardín, para el que siempre es importante considerar las exigencias prácticas y estéticas, evaluando atentamente el proyecto general.

Con el respaldo de diez años de experiencia en la realización de ambientes y estructuras para exteriores, Corradi cuenta con arquitectos, diseñadores y colaboradores para dar vida a un proyecto completo, con garantía de excelencia e innovación, ofreciendo una amplia gama de cierres y complementos, para un espacio exterior donde nada se ha dejado librado al azar.