Corradi
Más información

RIBA International Prize: quién ha ganado en esta edición 2018

RIBA International Prize: quién ha ganado en esta edición 2018

También este año el Royal Institute of British Architects (RIBA) ha premiado la excelencia arquitectónica a nivel internacional, concediendo el RIBA International Prize, tan anhelado como el famoso Premio Pritzker. El reconocimiento sigue una estricta evaluación de parte de un jurado de expertos, que ha seleccionado 20 proyectos dignos, destinatarios de los RIBA Awards for International Excellence, decretando el ganador el 28 de noviembre pasado.

Corradi, siempre atenta a los temas relacionados con la arquitectura, ha seguido de cerca todas las fases del premio, prestando especial atención a los proyectos en concurso relativos al espacio exterior y a la excelencia italiana.

A continuación se indican las obras que han ganado en este RIBA International Prize 2018.

RIBA International Prize: el premio y los valores

El RIBA International Prize es un premio que asigna cada dos años el colegio profesional de arquitectos del Reino Unido. El reconocimiento tiene el objetivo de identificar el edificio que representa de la mejor manera "la excelencia del proyecto y la ambición arquitectónica, transmitiendo un impacto social relevante". Las obras seleccionadas para participar en el concurso pueden ser construcciones nuevas o remodelaciones, edificios escolares, culturales, religiosos o de viviendas, todas caracterizadas por ingenio, maestría en la realización y capacidad de integración  con el ambiente circundante.

En el mes de mayo, se eligieron los veinte mejores edificios a nivel internacional, destinatarios de los RIBA Awards for International Excellence. Entre estos, el jurado internacional presidido por la arquitecta Elizabeth Diller (Estudio Diller, Scofidio y Renfro de Nueva York), seleccionó, primero, cuatro finalistas y luego, el ganador del RIBA International Prize.

Los 20 mejores edificios a nivel internacional

Durante la primera fase del concurso se han destacado veinte proyectos excepcionales, en dieciséis países diferentes del mundo, dignos de representar el rol social de la arquitectura a nivel internacional. Se trata de escuelas, casas privadas, infraestructuras urbanas, lugares de culto o espacios destinados a la socialización.

¿Algunos ejemplos? Excluyendo la selección de los cuatro finalistas, entre los mejores edificios se encuentran:

  • el Buendner Kunstmuseum Chur en Suiza
  • la Torre BBVA Bancomer en México
  •  el Captain Kelly's Cottage en Australia
  •  el Lanka Learning Centre en Sri Lanka
  •  el M4 Metro Line Budapest
  •  el Mount Herzl Memorial Hall, en la entrada del cementerio nacional de Israel
  •  el Museo de Arte de Nantes (Francia)
  • Audain Art Museum
  • Mezquita de Sancaklar Foundation
  •  el Museum Voorlinden en los Países Bajos
  •  el Stavros Niarchos Foundation Cultural Centre de Atenas
  •  el Estudio Dwelling at Rajagiriya en Sri Lanka
  • el Tatsumi Apartment House en Tokio
  • la Antigua Iglesia de Vilanova De La Barca en España
  •  la Universidad de Ámsterdam
  • la Xiao Jing Wan University de Shenzen (China)

De estos, el Audain Art Museum y la Mezquita de Sancaklar Foundation nos han llamado la atención por la innovación y la capacidad de crear una perfecta armonía  con el ambiente circundante.  El primero es un museo construido en el límite de un bosque de coníferas en Canadá y creado como un puente que se suspende entre los árboles, fundiéndose con la naturaleza de manera extraordinaria. El segundo, situado en  Estambul, es la reinterpretación en estilo moderno de la mezquita tradicional. El área destinada a la oración está construida en la ladera de una colina y la entrada, única para hombres y mujeres, se abre paso  a través de la escalinata de piedra rústica y flores silvestres.

Pero ¿cuáles han sido los cuatro finalistas y quién el ganador del RIBA International Prize 2018?

Una excelencia italiana entre los finalistas del RIBA International Prize 2018

Entre las cuatro obras que han llegado a la final por el anhelado reconocimiento, se destaca la excelencia completamente italiana del Bosque Vertical  de Milán (Boeri Studio para COIMA, Hines): este proyecto representa un nuevo tipo de enfoque sobre la concepción clásica del rascacielos que contribuye a la regeneración de la biodiversidad humana, permitiendo la convivencia de seres humanos, árboles, plantas y arbustos. Como demostración de la excelencia de la obra, la motivación del jurado que ha recordado que: "al realizar la fusión entre la biodiversidad y la transitada vida urbana y crear un propio microclima, el Bosque Vertical influye en la densidad y en la calidad del aire, dando vida, de esta manera, a una botánica arquitectónica que es apasionante y sorprendente al mismo tiempo".

Otro proyecto excepcional finalista es el proyecto  relativo a la renovación (aunque parcialmente en la actualidad)  de la Universidad Centroeuropea de Budapest - Fase 1, a cargo de  O'Donnel y Tuomey. El objetivo de la obra es conectar los edificios universitarios con caminos internos realizados con piedra local y ladrillos, poniendo en práctica, de esta manera, el sentido de conexión y comunidad que la Universidad promueve.

La Escuela de Música Toho Gakuen de Tokio (del estudio Nikken Sekkei) también ha conquistado un punto en la selección de los cuatro finalistas: ejemplo virtuoso de arquitectura por el minucioso estudio de las proporciones de las salas, adecuadas a cada tipo de instrumento, las aulas de esta escuela de música están separadas e insonorizadas pero al mismo tiempo los ventanales sobre un lado, permiten una conexión visual entre los músicos.

Finalista y ganador del RIBA International Prize, además de destinatario del RIBA International Emerging Architect 2018, el Pueblo Infantil , proyectado por el estudio brasileño Aleph Zero y Rosenbaum para la Fundación Bradesco.

Children Village: sentido de pertenencia y ecosostenibilidad

Children Village es la mejor obra nueva a nivel internacional para el Royal Institute of British Architects. Se trata de un complejo escolar en la sabana tropical al norte de Brasil, realizado por los arquitectos Gustavo Utrabo y Petro Duschenes (Aleph Zero), en colaboración con los arquitectos Marcelo Rosenbaum y Adriana Benguela (Esudio Rosenbaum) y financiado por la Fundación Bradesco para ofrecer alojamiento a los 540 jóvenes que asisten a la escuela superior de Canuana. Para la realización del proyecto ha sido fundamental la colaboración de los estudiantes que han contribuido, con sus ideas, a la creación de una estructura capaz de satisfacer las necesidades de los jóvenes, creando un ambiente cómodo y familiar. Los materiales de las estructuras son todos de procedencia local, como por ejemplo, la madera utilizada para los techos. Los edificios se organizan en torno a tres grandes patios: el resultado es una obra sostenible desde el punto de vista ambiental y económico. integrata con l'ecosistema circostante.

Estos fueron los protagonistas del RIBA International Prize 2018, una vez más representantes de la calidad alcanzada por la arquitectura de todo el mundo. Innovación, diseño y atención a las necesidades de las personas: estos son los valores del RIBA, los mismos que Corradi aplica cada día realizando espacios exteriores para vivir.