Corradi
Más información

¿Cuáles son los pros y contras de un espacio exterior casero?

¿Cuáles son los pros y contras de un espacio exterior casero?

El espacio exterior, si está bien organizado y adecuadamente protegido, brinda numerosas ventajas: en primer lugar, la posibilidad de obtener un espacio adicional, para disfrutar un ambiente multifuncional para vivir todos los meses del año

Sin duda, para vivir el espacio al aire libre, es fundamental crear una zona resguardada, colocando una cobertura, como una pérgola que pueda proteger del sol y de la intemperie. Tratándose de una estructura generalmente de dimensiones reducidas, sobre todo en el sector home, y construida exclusivamente para crear una zona de sombra, sin obstruir el paisaje circundante, muchas personas deciden optar por una pérgola realizada por uno mismo, sin dirigirse a un especialista del sector.

Fabricar uno mismo la propia pérgola, comprando los materiales y eligiendo las decoraciones, puede dar muchas satisfacciones, pero es un trabajo complejo y costoso, que oculta diferentes inconvenientes: veamos los pros y los contras de un espacio exterior casero.

Pérgola realizada por uno mismo: ventajas y desventajas de un espacio exterior casero

Antes de proyectar el propio espacio exterior, se deben considerar muchos aspectos, prácticos, estéticos y económicos, comenzando por la evaluación de las ventajas y las desventajas de una pérgola casera.

El encanto del "hágalo usted mismo"

Sin duda, la idea de construir una pérgola con las propias manos puede resultar muy atractiva por la satisfacción que genera el trabajo completado y porque permite dar amplio espacio a la creatividad. Decidir dónde colocar la pérgola, proyectar la cobertura y elegir los materiales son pasos fundamentales para dar vida a la estructura de los propios sueños, que refleje los deseos y las exigencias personales a la perfección.

Saber elegir los materiales adecuados también es de fundamental importancia para poder crear una pérgola que no sea bonita solo estéticamente, sino también duradera a lo largo del tiempo. Una pérgola de madera, realizada por uno mismo, por ejemplo, tiene la virtud de ser elegante y adaptarse con naturalidad al ambiente circundante, sin embargo, se debe considerar la gestión de los agentes atmosféricos y, en general, el mantenimiento constante a lo largo del tiempo. En cambio, elegir una pérgola de aluminio realizada por uno mismo, resulta más sencillo en términos de mantenimiento gracias a la resistencia particular de este material. Por otro lado, no se recomienda incursionar en la construcción de una pérgola de mampostería sin la experiencia y la pericia necesarias.

El placer de la participación

La realización de una pérgola hecha por uno mismo también puede transformarse en un momento agradable de participación para pasar con los amigos más queridos o con algunos miembros de la familia: ¿qué mejor ocasión, por ejemplo, para enseñar a los propios hijos el valor de algo creado con las propias manos y el tiempo transcurrido juntos?

Sin embargo, aunque seas un amante del DIY, debes considerar los inconvenientes del “hágalo usted mismo”, para no encontrarte con sorpresas imprevistas, eligiendo la solución más adecuada a tus exigencias.

Una notable inversión en términos de tiempo y dinero

Por más atractiva que pueda resultar la idea de una pérgola realizada por ti mismo, en la realidad, podría revelarse muy difícil de completar sin la colaboración de un profesional. La realización de una pérgola exige competencias específicas, a partir de la elección de los materiales, que deben ser de calidad. Además, el trabajo y los compromisos cotidianos, interfieren con la posibilidad de encontrar las horas que generalmente exige un proyecto del tipo; sobre todo para quienes no son versados en el sector. En otras palabras, el trabajo duro puede no valer la pena.

El riesgo de caer en elecciones incorrectas

¿Cuáles son los materiales más adecuados para las condiciones ambientales? ¿Cómo orientar la cobertura de la pérgola a fin de favorecer o proteger de la entrada de la luz? ¿Qué tipo de estructura se integra más con la propia vivienda, armonizándose con el paisaje? Son todas preguntas que podrían no tener respuesta (o tener respuestas incorrectas) si uno no es experto en el sector. Si se decide optar por una pérgola realizada por uno mismo podría revelarse un auténtico desastre sin los conocimientos adecuados, con el riesgo de una pérdida de tiempo adicional y, sobre todo de dinero, si uno se ve obligado a comenzar todo desde el principio.

Dirigirse a un profesional: una garantía de calidad

Solicitar la intervención de un profesional del sector permite contar con las garantías necesarias para obtener una pérgola estable y funcional, materiales idóneos, certificados y de calidad además de un trabajo desarrollado en tiempos reducidos. La elección de una pérgola realizada por uno mismo podría parecer, en un primer momento, ventajosa en términos económicos; pero un producto que perdure a lo largo del tiempo, se revela una inversión a largo plazo capaz de cubrir los costes de la mano de obra cualificada. Sin olvidar que para las modificaciones o personalizaciones posteriores a la colocación, un producto realizado por especialistas a menudo permite poder contar con accesorios compatibles, cierres y complementos, que en la realización por uno mismo, obligarían a “apañarse” luego.

Pérgolas Corradi: a medida de tus sueños

¿Quién ha dicho que comprar un producto, en lugar de realizar una pérgola uno mismo significa necesariamente frenar la propia creatividad? Corradi es el colaborador ideal para un espacio exterior a medida de tus deseos. De hecho, al ofrecer una asistencia desde el proyecto hasta la realización, tiene en cuenta las exigencias y los deseos del cliente, dando vida a soluciones perfectamente a medida. El amplio abanico de modelos, la elección de los colores, de los materiales y de los complementos, pero principalmente, el enfoque custom made que posibilita la máxima personalización, permitirán dar espacio a la fantasía, obteniendo un trabajo rápido y eficiente.

Entonces, ¿por qué no echar un vistazo a las numerosas propuestas Corradi y comenzar a soñar desde ahora con tu espacio exterior para vivir?