Corradi
Más información

Consejos y precauciones para una limpieza perfecta de los toldos para sol

Consejos y precauciones para una limpieza perfecta de los toldos para sol

Las coberturas para exteriores permiten vivir el propio espacio exterior muchos meses al año, creando preciosos rincones de relax y agradables zonas de sombra donde protegerse del sol en primavera o en verano. Además, las pérgolas y velas de jardín son muy usadas en la actualidad para crear ambientes híbridos, entre espacio interior y espacio exterior, donde entra la luz y la naturaleza en un único living doméstico. Si para tu jardín de casa o la terraza de tu local, has elegido una pérgola con tejido, como Pergotenda® Corradi de aluminio o de madera, quizás es útil saber cómo efectuar una normal limpieza de los toldos para sol, para proteger la lona del moho y la humedad, conservando las prestaciones y la belleza a lo largo del tiempo.

Limpieza de los toldos para sol: un uso correcto para una belleza que se renueva

Los tejidos técnicos utilizados por Corradi garantizan altas prestaciones, sin embargo, las lonas de las coberturas de exterior, expuestas diariamente al sol y a la intemperie, están sujetas por su naturaleza a algunos riesgos, como pequeñas abrasiones, pliegues o arañazos, pero sobre todo humedad y moho: riesgos que se pueden reducir con un mantenimiento correcto.

Un primer consejo de carácter general concierne sobre todo al período invernal, cuando en caso de lluvias abundantes y viento inusual, es conveniente mantener abiertas las estructuras externas, con la lona retraída, para protegerla y evitar daños. Los modelos Corradi, en este sentido, ofrecen la ventaja de tener entre los accesorios opciones sensores especiales para la lluvia y el viento, además de la posibilidad de elegir entre diferentes tipos de tejidos para la cobertura superior, para garantizar una perfecta protección en todo momento.

De hecho, dependiendo del material, el tejido posee diferentes características y, por consiguiente, presenta diferentes exigencias de mantenimiento.

Mantenimiento y limpieza de la lona

Para evitar que la lona de las estructuras para decoración de exteriores sufra la acción perjudicial del moho, se recomienda prestar atención siempre a no recogerla cuando aún está mojada y manipularla solo cuando está perfectamente seca.

Para mantenerla limpia y ordenada, el consejo es utilizar un cepillo blando para pasar regularmente, mientras que en el caso de tejidos de PVC untado, el cepillo se debe sustituir por una esponja, para eliminar suciedad, polvo y polen.

¿Cómo tratar los diferentes tejidos? Diferencias de mantenimiento.

Acrílico

Hasta hace algunos años, el acrílico era el material más usado para toldos de brazos o de tracción, capotas y coberturas fijas. Es resistente a los agentes externos y ha sido tratado para ser resistente al agua.

Para mantener la lona de acrílico se debe usar un cepillo blando para pasar por la superficie antes de lavarla con agua tibia y jabón (no agresivo, preferiblemente neutro, como el jabón de Marsella). Luego se debe enjuagar completamente y dejar secar la lona de manera natural, sin utilizar instrumentos eléctricos y sin planchar.

Poliéster

El poliéster es un tejido más innovador y por eso se utiliza mucho en las coberturas para exterior. De hecho, ha superado las prestaciones del acrílico en términos de resistencia y de protección de los efectos de desgaste de los rayos solares. Además, es resistente al agua y no exige cuidados particulares: la limpieza se realiza como para la lona de tejido acrílico, con un cepillo suave y luego se lava con agua tibia y jabón neutro.

Entre los tejidos Corradi de poliéster se incluye el innovador Eclissi, de serie para todos los modelos Pergotenda®, una lona impermeable que garantiza, además de la protección de los rayos solares, una notable reducción del calor producido por la radiación. En la gama Corradi, también está disponible el LAC 650 SL, un tejido de poliéster de PVC untado, sumamente fiable en términos de protección del sol, lluvia y viento, sin embargo, también es posible elegir otros tejidos técnicos como:

  • Stam 6002, un poliéster de alta resistencia de PVC untado, caracterizado por una estética inmejorable, máxima suavidad y por una acción ignífuga y de sombra.

  • Soltis 86 y Soltis W96, tejidos resistentes a la intemperie y a los rayos UV, que protegen del calor, en cambio, el W96, también protege del agua ya que es impermeable. Para la limpieza de los toldos para sol de Soltis 86 y Soltis W96 se recomienda utilizar un paño o un cepillo húmedos, o una hidrolavadora de baja presión con agua fría, mientras que el único disolvente permitido es el alcohol (1 litro diluido en 10 litros de agua).

  • Precontraint 502 Satin, un tejido de poliéster de PVC untado lavado en ambos lados. Ofrece resistencia y prestaciones duraderas a lo largo del tiempo, permitiendo una gran libertad arquitectónica y características únicas, como translucidez y máxima suavidad, en un amplia paleta de colores disponibles.

Estas son las principales indicaciones para la limpieza de los toldos para sol, sin olvidar que un adecuado mantenimiento también requiere la correcta ventilación de los espacios exteriores: de hecho, una adecuada ventilación, abriendo varias veces durante el día ventanales corredizos o cierres para terrazas, permite reducir los niveles de humedad y prevenir, de esta manera, el fenómeno de la condensación, que puede afectar sobre todo a los tejidos de PVC.

Un mantenimiento correcto de los toldos para sol valoriza la línea estética, lo que contribuye a la agradable experiencia de vivir al aire libre, ¿estás de acuerdo?